La Coordinación Nacional de Música y Ópera del INBA realizó más de 800 actividades para 130 mil espectadores durante el año 2017

CDMX a 29 de Diciembre de 2017.- Para la Coordinación Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes  (INBA), 2017 significó un año de enormes retos, pero también de grandes logros que se reflejaron en la realización de más de 800 actividades que se extendieron a todo el territorio nacional e inclusive al plano internacional.

Durante los últimos doce meses, tales actividades llegaron hasta los oídos de más de 130 mil personas, de todas las edades, a través de una serie de programas temáticos que abarcaron los diferentes géneros de la música, desde la antigua hasta la contemporánea, pasando por el jazz y el canto, con todo tipo de instrumentos musicales y la participación de concertistas y grupos artísticos del INBA, así como de agrupaciones independientes.

Así lo aseguró el Coordinador Nacional de Música y Ópera del INBA, José Julio Díaz Infante, al hacer un balance de las actividades de 2017, “un año –refirió– en el que, en medio de la emergencia por los sismos de septiembre, la música representó un bálsamo para la sociedad mexicana y coadyuvó en la reconstrucción emocional de la misma”.

El éxito del año, aseveró Díaz Infante, tuvo mucho que ver con la reordenación de las actividades, las cuales se implementaron a través de ciclos temáticos como El arte del piano, Los colores de la voz, Jazz y algo más, Jóvenes en la música, Música de Cámara, Música antigua, La guitarra hoy, Conciertos de Bellas Artes, y Bellas Artes a Todas Partes, entre otros, los cuales tuvieron como sedes más de 50 salas, museos, casas de cultura, escuelas, hospitales y asilos, por mencionar algunos espacios.

Una gran parte de las actividades del año recayeron en los grupos artísticos del INBA, como Concertistas de Bellas (pianistas, violinistas, violonchelistas, guitarristas, cantantes, entre otros), Solistas Ensamble del INBA y el Coro de Madrigalistas de Bellas Artes, “sin duda alguna —dijo Díaz Infante—  los exponentes más importantes de México en cada una de sus especialidades”, que a la vez participaron constantemente en los programas de otras agrupaciones como la Orquesta Sinfónica Nacional, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, la Ópera de Bellas Artes, además de diversos festivales, encuentros y jornadas musicales.

En este sentido, en este 2017 se recuerda la puesta en escena de dos óperas de cámara a cargo de Solistas Ensamble: Leoncio y Lena de Federico Ibarra, y Ópera de Daniel de Edward Lambert. Ambas se estrenaron en el Centro Nacional de las Artes.

“La idea ha sido posicionar a los propios artistas, las sedes (cada vez más numerosas), la música de autores mexicanos, y abarcar cada vez más a un mayor número de público como parte de un derecho a la cultura”, expresó.

José Julio Díaz Infante subrayó, asimismo, que uno de los propóitos en 2017 fue reposicionar a los propios grupos artísticos del INBA y dotarlos de directores titulares, como Christian Gohmer, en el caso de Solistas Ensamble, y de directores de talla internacional, como Carlos Aransay con el Coro de Madrigalistas, para retomar sus objetivos fundacionales y profundizar en sus áreas específicas:  la difusión y el  rescate de los diferentes géneros y la promoción de los autores nacionales de todos los tiempos.

“El INBA tiene la capacidad y obligación de difundir la música y a sus músicos. En ese sentido, sus grupos artísticos han logrado descentralizar sus actividades y participar activamente en el contexto de la música en México con otras instituciones del país. Su compromiso ha sido evidente y ello se reflejó en los días aciagos de septiembre, cuando acompañaron intensamente en la reconstrucción emocional del país, pues a los pocos días estaban ya ofreciendo conciertos, muchos a petición del público”. Al cumplirse un mes después del terremoto que sacudió nuestro país este año, el Coro de Madrigalistas de Bellas Artes ofreció un concierto en memoria de las víctimas, en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.

 Díaz Infante añadió que, en la actualidad, las actividades de los grupos artísticos de la CNMO se han extendido a más de 50 recintos. “La música es tan amplia y diversa y es obligación del INBA llevar el arte musical a todos los niveles y edades, es parte de los programas de bienestar social y nuestra misión: garantizar el acceso a la cultura al mayor número de personas.

“En el ámbito internacional tenemos cada año un gran número de artistas y grupos internacionales, generalmente en colaboración con otras instituciones. Un polo natural es el Foro de Música Nueva Manuel Enríquez, que atrae a muchos grupos de cámara, pero tenemos también participación de solistas de renombre que participan en nuestros ciclos”.

Recordó que este año se recibió a los becarios de la Fundación Internacional de Beneficiencia Vladimir Spivakof, de Rusia; al grupo Músicos de la India (Programa Naad Trayee); el clarinetista británico Michael Collins; el grupo Sigma Project, cuarteto español de saxofones; el ensamble de música contemporánea KNM de Berlín y a la guitarrista turca Aysegül Koca.

“En reciprocidad se propicia la participación de nuestros artistas en el plano internacional.  Este año fueron a Egipto la soprano Zulyamir Lopezríos y el pianista Santiagio Piñeirúa, quien también se presentó en el Carnegie Hall con la violonchelista Elizabeth Mens; también el violinista Manuel Ramos y el pianista Carlos Salmerón se presentaron en Jamaica; así como los pianistas Alfredo Isaac Aguilar y Mauricio Náder en Estados Unidos y Ecuador, y la soprano Cristina Ortega en Estados Unidos. En todas esas participaciones los programas son en su mayoría de música de autores mexicanos”.

Además, la CNMO del INBA colaboró con otras instituciones mexicanas en diversos encuentros, como las Jornadas INBA-SACM, Emociones Sonoras, el Festival Internacional Cervantino, el XXXV aniversario del Cuarteto Latinoamericano, el Cuarto Festival Internacional Divertimento, Bellas Artes en la UNAM, El arte del canto, el Festival Clazz Continental Latin Jazz y el V Festival Internacional de Órgano de la Ciudad de México.

En el ámbito nacional se tuvo participación en los festivales Internacional de Piano Ricardo Castro, de Durango; Cultural Zacatecas; Internacional de Música Mexicana de Nuevo León; Internacional de Ópera, Zarzuela y algo más, de León, Guanajuato, y el IV Festival Nacional de Música Infantil y Juvenil Las notas de Guido, de Veracruz.

Además de ello, señaló Díaz Infante, la CNMO del INBA coordinó los trabajos del programa Ibermúsicas y colaboró con la nueva modalidad Efiartes, destinado a encauzar recursos fiscales a la promoción de la música mexicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: