Piden a Sagarpa evaluar principales recursos pesqueros en las zonas marítimas

CDMX a 11 de Enero de 2018.- La Comisión Permanente exhortó a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), para que a través del Instituto Nacional de Pesca considere evaluar los principales recursos pesqueros en las zonas marítimas del país y el impacto en las mismas, de continuar los patrones de captura.

El dictamen de la Tercera Comisión -Hacienda y Crédito Público, Agricultura y Fomento, Comunicaciones y Obras Públicas-, indica que la sobrepesca representa el mayor peligro para mares y océanos mexicanos, en tanto que sus consecuencias pueden destruir los cimientos propios de la industria: los bancos pesqueros.

En México, algunas de las principales especies pesqueras se encuentran sobreexplotadas o en camino a ello. Especies como robalo, huachinango y atún aleta amarilla han sido reportadas con altos índices de explotación.

De continuar la política actual, se pronostica que en 20 años la actividad pesquera producirá menos de la mitad de lo que obtiene hoy en día, destruyendo prácticamente todas las ganancias que actualmente pueden obtenerse y reducir el número de peces en el mar en casi 40 por ciento.

Conforme al Anuario Estadístico de Acuacultura y Pesca 2016, elaborado por la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, en México la producción pesquera se situó en 332 mil 377 toneladas para 2015. De este total, las especies mejor representadas fueron la sardina, camarón, atún, jaiba y la mojarra (todas, en su diversidad de especies).

En algunos de estos casos, como el del camarón, la International Unión for Consenvation of Nature (lUCN) ha clasificado la especie como no vulnerable debido a su amplia presencia mundial y/o por el desarrollo de la acuacultura en relación a dicha especie. En otros, como el atún, la lUCN ha lanzado múltiples alertas e informes que indican que las distintas subespecies del grupo, como el atún de aleta amarilla, se encuentran ya en un proceso inicial de extinción.

El dictamen menciona que las consecuencias futuras de las políticas de sobrepesca actuales serán resentidas de forma considerable en México. El país es uno de los mayores productores de recursos pesqueros en el mundo, sólo por debajo de Chile y Perú en Latinoamérica.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) se estima que en México más de dos millones de personas trabajan directa o indirectamente en la industria, y de no controlar la sobrepesca, inevitablemente afectará el modo de vida de estas personas, sin mencionar los efectos que el desequilibrio ecológico tendrá sobre la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: