Ricardo Piglia era alguien que sabía interpretar muy bien la relación entre vida y literatura: Leonardo Tarifeño

CDMX a 18 de Abril de 2018.- “No es un manual de cómo convertirse en escritor, sino un registro del desarrollo de un pensamiento literario. Estos diarios están pensados como un laboratorio de literatura, como un lugar de ensayo y reflexión; prueba y error, sobre qué tipo de literatura conviene hacer en cierta época y cómo se narra una historia”.

Así definió Leonardo Tarifeño el libro Los diarios de Emilio Renzi, obra de Ricardo Piglia que será el centro de una charla en la que especialistas en su obra explorarán su singular creación prosística.

El evento que forma parte de las actividades del ciclo Diarios Literarios se llevará a cabo el próximo miércoles 18 de abril a las 19:00 en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia. A lo largo de esta conversación que contará con la participación de Lluïsa Matarradadona y Leonardo Tarifeño se explorará la obra dividida en tres volúmenes que es considerada como uno de los proyectos diarísticos más sobresalientes en las letras hispánicas del siglo XXI.

Los diarios de Emilio Renzi fueron una fuente inagotable de material de ideas, reflexiones y experiencias que dieron paso a más obras escritas por Piglia, sobre esto, el periodista argentino Leonardo Tarifeño comentó en entrevista para la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes: “Es un caso muy particular y extremo de la escritura de diarios porque es una obra que abarca prácticamente toda la vida de Piglia, 35 años de vida y su mayor época literaria”.

El también crítico literario, cronista y editor; colaborador en muchas revistas internacionales que ha publicado libros de crónicas dijo: “Ricardo Piglia era alguien que sabía interpretar muy bien la relación entre vida y literatura y cómo va evolucionando la historia de la lectura y la narración; al mismo tiempo, esto se incorporaba en sus libros. Era un escritor de ideas, que pensaba mucho la literatura. No pensaba ni como crítico ni como lector, sino era alguien que pensaba la literatura como un organismo vivo.

“Extrañamos tanto a Ricardo Piglia y lamentamos su fallecimiento porque él debió haber sido uno de los más importantes y más estimulantes lectores en lengua castellana. Uno de sus mejores libros es un ensayo muy bonito llamado El último lector y es una reflexión sobre la figura del lector y cómo este lee”, comentó.

Por último, Leonardo Tarifeño, quien ha trabajado y vivido en Buenos Aires, Budapest, Río de Janeiro, Barcelona y actualmente en México, invitó a las personas a asistir a la charla sin miedo, ya que a pesar de que la obra de Piglia es un proyecto tan grande, nadie debería dejarse intimidar por su dimensión. “Los diarios son un proyecto más que grande e intimidatorio, es prácticamente entrar al mundo de la literatura por cualquier lado, en especial la obra de Piglia, va a salir más enamorado de la literatura y con ganas de aprender a leer como lo hacía el mismo Ricardo”, agregó.

Por otro lado, Lluïsa Matarradona, de nacionalidad española, actualmente es coordinadora de la editorial Anagrama México. Es licenciada en Filología Inglesa con posgrado en Edición y maestría en Estudios comparativos de Arte, Literatura y Pensamiento. Ha trabajado para el Institut Ramón Llull y para la editorial La Campana. Por cinco años, fue encargada del departamento de prensa y comunicación de la editorial Sexto Piso; además colabora en diversos proyectos culturales y literarios.

Ricardo Piglia fue un escritor argentino, autor de ensayos, cuentos y novelas, además de ser un reconocido crítico literario, fue profesor emérito en la Universidad de Princeton. Fue director de la revista Literatura y Sociedad; también incursionó como guionista en el mundo cinematográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: